Hoteles curiosos: Dormir en un zapato

Con este post empiezo una serie sobre hoteles curiosos. Lugares especiales donde dormir y que se salen de lo común. Algunos por su forma, por su situación, por su servicio, por su decoración o por el edificio que los alberga… Son varias las características que hacen distintos y únicos a los alojamientos que os mostraré en esta […]

Con este post empiezo una serie sobre hoteles curiosos. Lugares especiales donde dormir y que se salen de lo común. Algunos por su forma, por su situación, por su servicio, por su decoración o por el edificio que los alberga… Son varias las características que hacen distintos y únicos a los alojamientos que os mostraré en esta serie de entradas. Para empezar, os ofrezco la posibilidad de dormir en un zapato.

En este primer post os traigo una curiosa casa de huéspedes que descubrí este verano pasado, buscando alojamiento para un viaje a África austral. Resulta que, indagando por la red, me topé con el The Shoe Guest House. Si bien finalmente no me alojé en él, en seguida me llamó la atención debido a la peculiar forma del edificio. Tiene forma de bota. Y no de bota de vino, si no de bota de calzado. Con sus cordeles, su puntera, su suela y su talonera. Y oliendo mejor que el interior de según que zapato, esperemos.

Dormir en una bota. The Shoe Guest House en Draaslot, Sudáfrica.

Dormir en un zapato, cual viuda negra, es la oportunidad que nos ofrece este singular alojamiento. En un entorno agrario y con las montañas de fondo, este sencillo chalet de piedra dispone de las facilidades necesarias para pasar una agradable estancia, entre ellas barbacoa y piscina exterior. Es especialmente recomendable para familias, pues también cuenta con zona de juegos para los niños y hasta con una casa en el árbol.

La decoración del chalet es de estilo rústico e “inspiración cristiana”, según cuentan la descripción en Booking. Las tallas de madera y bronce con lo que parecen motivos bíblicos dan fe de ello.

Dormir en un zapato. The Shoe Guest House, Draasloot, Sudáfrica.

El The Shoe Guest House es un buen punto de partida para visitar la conocida cómo Panorama Route o Ruta Panorama, donde podremos visitar lugares como las cercanas Echo Caves, The Three Rondavels, The God’s Window o el Cañón del Río Blyde . También nos podríamos alojar en él en nuestro camino hacia el Parque Nacional Kruger.

Buscando info para la entrada, he descubierto que The Shoe no es el único alojamiento de esta tipología que existe en nuestro planeta. También en el extremo norte de la isla Sur de Nueva Zelanda existe la posibilidad de dormir en un zapato.

En este caso se trata de una versión más lujosa de la modalidad dormir-en-un-zapato. Si bien la bota sudafricana está principalmente destinada a un público familiar, la neozelandesa Jester House se dirige a parejas que quieran vivir una experiencia distinta. Ducha para dos,  chimenea en el salón o una terracita para cenar al fresco nos demuestran el carácter más romántico de esta bota de la talla 318.

Dormir en un zapato en Tasman, Nueva Zelanda.

Jester House

El aspecto de este calzado es, sin duda, mucho más “de cuento”. Las formas redondeadas, la chimenea, las ventanas, el bosque de avellanos que rodea al chalé… todo ello contribuye a darnos la sensación de estar en una de las famosas historias de los hermanos Grimm o de Hans Christian Andersen.

Dormir en un zapato en Tasman, Nueva Zelanda

Jester House

Si alguna vez estás cerca de alguno de estos dos parajes, aprovecha para vivir una experiencia única y dormir en un zapato en Sudáfrica en The Shoe Guest House o en Nueva Zelanda en Jester House.

Como siempre en este blog, ubico los dos hoteles-zapato en el Mapa de TopTravelMap, un mapa con los destinos y lugares más curiosos e increíbles para localizar esos lugares desconocidos pero fascinantes que las guías de viaje no siempre recomiendan.

Nos vemos en Arnold Research Cave.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *